Circo Raluy. Logo del Circo Histórico

Circo Raluy

El Circo Raluy es un espectáculo circense de larga tradición. Destaca por la calidad de su espectáculo y por la tradición familiar que le ha llevado a ser el único circo de España que lleva cinco generaciones de artistas ofreciendo sus funciones al público. También es el único circo de Europa, y posiblemente del mundo, dirigido por dos mujeres, las hermanas Louisa y Kerry Raluy, un ejemplo singular de empresa familiar.

En las Fiestas de Navidad, Año Nuevo y Reyes de 2022-2023 actúan en Barcelona, donde permanecen hasta mediados de marzo.

@CircoRaluy Circo Raluy Legacy


Usuario destacado de Top Influencers.

Información adicional

Actividad:Circo
Localización determinada por el usuario:Cataluña
Organización asignada para esta cuenta:Circo Raluy

Premios del Raluy

La tradición de este Circo Raluy también está avalada por los premios recibidos, en 1996 recibió el Premio Nacional de Circo del Ministerio de Cultura de España, ​y en 2006 la Cruz de Sant Jordi, máxima distinción de la Generalitat de Cataluña, una orden civil y cultural que se concede a entidades y personalidades que hayan destacado en el ámbito cultural, científico o social. En ese mismo año también recibió la Cruz de Sant Jordi el conocido editor barcelonés, Ricardo Rodrigo.

Circo clásico

El circo clásico, con su rica historia y espectáculo visual, es una experiencia que cautiva y encanta a un público adulto, ofreciendo un viaje nostálgico a la infancia y un escape del ajetreo diario. Es un espacio donde el arte, la destreza y la fantasía se entrelazan, creando un mundo de maravillas que fascina a los espectadores de todas las edades.

Para el público adulto, el circo clásico no es solo entretenimiento; es una oportunidad para reconectar con el asombro y la inocencia de la niñez. En una era dominada por la tecnología y las pantallas, el circo ofrece una experiencia auténtica y tangible, donde las habilidades humanas y la creatividad son las verdaderas estrellas. Es un recordatorio de la capacidad del ser humano para superar límites y crear belleza a través del esfuerzo físico y la expresión artística.

Los actos acrobáticos son particularmente impresionantes, demostrando una combinación de fuerza, gracia y precisión. Estos artistas llevan al extremo la capacidad física, ofreciendo un espectáculo de habilidades que desafían la gravedad y capturan la imaginación. Estos momentos no solo entretienen, sino que también inspiran, recordando a los adultos que los límites están hechos para ser superados.

Los payasos, con su humor universal, ofrecen un alivio cómico que resuena tanto en los jóvenes como en los más experimentados. Su arte va más allá de la risa; es un reflejo de la vida misma, con sus altibajos, sus absurdos y sus alegrías. Para los adultos, los payasos pueden ser un recordatorio de no tomarse la vida demasiado en serio y de la importancia de la risa.

Además, el ambiente del circo clásico es en sí mismo una experiencia. La carpa del circo, con su ambiente íntimo y decoración evocadora, transporta a los adultos a un mundo diferente, lejos de las preocupaciones cotidianas. Es un lugar donde la magia aún existe y donde la fantasía se encuentra con la realidad.

El circo clásico es una experiencia altamente recomendable para adultos. Ofrece una combinación única de arte, habilidad y humor, un espectáculo que deleita los sentidos y rejuvenece el espíritu. Es una oportunidad para recordar la alegría y el asombro de la infancia, mientras se aprecia la sofisticación y la destreza del arte circense.

Circo Raluy. Logo del Circo Histórico
Circo Raluy. Logo del Circo Histórico

Los Raluy: Una dinastía circense que comenzó en 1911

El Origen: De Nómadas a Fundadores de un Circo

En 1911, Francisco Raluy, oriundo de Fonz, Huesca, recorría pequeñas aldeas junto a su esposa, armado solo con sus habilidades para los malabares y la compañía de una cabra y un oso. Sin carpa o caravana, este joven aventurero vivía al ritmo de las estaciones, deteniéndose donde el invierno lo sorprendiera. La llegada de su hijo, Luis Raluy Iglesias, el 11 de febrero de ese año en Carcasona, Francia, marcó un antes y un después en su vida, transformando su perspectiva de futuro.

La familia Raluy, ahora más arraigada, se estableció definitivamente en Sant Adrià de Besos, cerca de Barcelona. Luis, influenciado por las narrativas de vida itinerante de su padre, pronto desarrolló una pasión por el circo que se profundizó con cada historia contada.

Luis Raluy: De las Playas a las Grandes Carpas

Impulsado por un fervor por la gimnasia, Luis pasó sus días jóvenes entrenando en las playas de la Barceloneta. Un encuentro fortuito con el barrista Juanito Siles lo llevó a seguir los pasos de su padre en el mundo del circo, pero con un éxito notablemente mayor. Luis se unió a los actos de barras de los Oliveras y los Keystone, destacándose en las pistas de circo más prestigiosas de Europa durante el período de entreguerras.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Luis regresó a Sant Adrià de Besos, refugiándose en la calle del Conde de Asalto, en el emblemático London Bar. Este lugar, no solo un bar sino una especie de agencia circense, se convirtió en el punto de encuentro de artistas, donde Luis no tardó en obtener contratos con los principales circos españoles de la época.

La Familia Crece y el Espectáculo Continúa

Durante sus giras, Luis conoció a Marina Tomàs Jorba, quien se convertiría en su esposa. La pareja tuvo cuatro hijos: Luis, Carlos, Eduardo y Francis, nacidos en el transcurso de sus numerosas giras. Luis padre, no solo era un trabajador incansable sino también un innovador, creando uno de los primeros actos de Hombre Bala de Europa.

El Reconocimiento Internacional y la Tragedia de 1963

Después de la guerra, el número de Hombre Bala catapultó a Luis a la fama en los circos más destacados de Europa. Sus hijos, igualmente talentosos, tomaron el relevo en las barras fijas. En 1960, la familia emprendió una gira mundial que les llevó por lugares tan exóticos como Madagascar y Hong Kong, antes de regresar a Barcelona, donde una devastadora inundación en 1963 arrasó con sus propiedades y ahorros.

Sin embargo, el espíritu indomable de Luis Raluy prevaleció. Innovando una vez más, creó el Triple Salto Mortal en Automóvil, reviviendo el entusiasmo del público y asegurando que los circos que lo presentaban, como Moira Orfei en Italia y Amar en Francia, siempre tuvieran lleno total en sus gradas.

La historia de los Raluy es una saga de resistencia, creatividad y pasión por el circo, dejando un legado que continúa inspirando a generaciones de artistas circenses.


Autor: Ana Carvajal Jiménez | Artículos de Ana Carvajal Jiménez
Ana Carvajal es una profesora y escritora de Málaga. Licenciada en Filología Inglesa y con un máster en Formación. Es asesora de TopInfluencers en el área cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies