METAVERSO

Metaverso. El futuro abierto que le espera a la humanidad

El Metaverso es un mundo virtual en el que podremos entrar mediante dispositivos como las gafas de realidad virtual que nos ofrecerán una experiencia inmersiva. Podremos interactuar con todos sus elementos y con las personas que estén en él. Multinacionales como Facebook, Google, Nvidia y Microsoft están apostando firmemente por potenciar este entorno virtual, de hecho Facebook ha cambiado el nombre a su empresa a Meta.

Para entrever el futuro, hay que hacer una mirada al pasado. Joseph P. Lagar, filorupestre catalán del S. XXI.

El Metaverso es un espacio de comunicación y transacciones, con dos diferencias fundamentales sobre los que ya existen en la actualidad:

  • La primera es su calidad inmersiva: Ahora ya nos podemos comunicar por teléfono o por WhatsApp, pero no es el mismo ver a otra persona en la pantalla del teléfono o del ordenador que verla y sentirla delante tuyo o en el mismo espacio virtual donde estáis ambos inmergidos.
  • La segunda es la garantía de que en todas las comunicaciones y transacciones que se hacen en el Metaverso es cómo si se hicieran ante un Notario. Efectivamente todo el Metaverso está garantizado por la tecnología blockchain que también usan las criptomonedas o los NFT.

INTRODUCCIÓN

Cuando en 2003 apareció en el Internet Second Life, mucha gente “se apuntó” a la fracasada red social virtual en la que se suponía que íbamos a vivir una alternativa a nuestra realidad cotidiana. No era una idea nueva, pero los creadores de Second Life le dieron el contenido técnico necesario para darle vida, todo el mundo que quisiera podía crear un avatar de sí mismo o de su ideal, todos podríamos ser un Pigmalión o emular la obra de Mary Shelley.

El actual Metaverso parece que, esta vez, no será la golondrina que no hace verano o meramente cuestión de un día (ni una nueva fuga hacia adelante del Sr. Zuckerberg) puesto que si sumamos el constante progreso tecnológico, el desarrollo de la I.A., el uso de cadenas de bloques o blockchain, y la computación cuántica, el resultado puede ser un nuevo horizonte para los humanos.

Al mundo virtual inmersivo en 3D que ya nos ofrecen diferentes compañías mediante estas aparatosas gafas de realidad virtual parecidas por su tamaño e incomodidad a las gafas de los submarinistas de la segunda guerra mundial, iremos sumando gadgets cada vez más reales que virtuales ¿para cuando los olores, o el tacto?, el IoT (Internet de las Cosas) apenas se está empezando a desarrollar en todos los campos y parece que su progreso no tiene límites, el blockchain ya está cambiando no solo la economía monetaria, sino también la manera de hacer negocios: los protocolos de relaciones con entidades, administraciones y clientes a través de contratos inteligentes NFT. Y cada día aparecen nuevas aplicaciones relacionadas.

DIFICULTADES

Pero como en todos los avances de la humanidad, las dudas tan necesarias para el desarrollo y progreso de la sociedad, también aparecen sobre la inmersión en los metaversos.

La transición del mundo real al que de momento todavía llamamos virtual, comportará consecuencias y no todas positivas, por ejemplo: El ser humano ha necesitado milenios para llegar a su estadio de desarrollo actual, del cerebro primigenio o reptiliano, el de los instintos, pasamos al límbico, el de las emociones y más tarde al neocórtex, el racional. Como dice el anuncio de Coca Cola «si los videojuegos te hacen sentir emociones, las emociones las experimentas en el mundo real», y el siguiente paso es si experimentas sensaciones en el mundo virtual ¿donde estás tú? ¡Estás en el mundo virtual!. Enseguida nos acordamos de la película Matrix y es cómo si todos nos hubiésemos tragado la pastilla azul, o la otra película de James Cameron que premonitoriamente ya se titulaba Avatar.

La evolución del cerebro humano ha transcurrido durante milenios y nos hemos ido adaptando, pero ahora todo pasa en un lapso de tiempo cada vez más corto. Nos hemos adaptado a cambios que nos han facilitado mucho las cosas, pero una cosa es pasar de enviar por Correo cartas escritas en papel a hablar y vernos por un smartphone, y otra muy distinta es entrar a vivir en un mundo virtual con imágenes y sonidos reales. ¿Cuál será la respuesta de nuestro cerebro reptiliano? ¿Y del límbico?

CONFLICTO

Vivir en un mundo virtual donde refugiarte de tus problemas del mundo real, ya apunta que a medio o largo plazo nos llevará al conflicto. “La humanidad está creando una realidad paralela digital que hasta ahora no era lo bastante visible”, sostiene Quirze Salomó, presidente ejecutivo del CBCat. Salomó espera “una inmersión muy fuerte en los metaversos en estos tres próximos años”. “No será todavía universal, pero sí en unos cinco años, como ahora el WhatsApp”, afirma.

Otra plataforma de Metaverso que conecta usuarios, marcas y contenido en torno a mundos virtuales con una temática común, Musichood para la música y Sportsvilla, para el deporte. Es la idea de negocio de Uttopion, una de las startups que este mes de enero se han incorporado a Lanzadera la aceleradora de startups perteneciente a Marina de Empresas e impulsada por Juan Roig.

Recuerdo una novela de ciencia ficción de los años sesenta que se titulaba «El Mundo de los no-A» donde no-A era la abreviatura de no-Aristotelianos, y consecuentemente toda la lógica de aquel mundo tenía una estructura diferente de la que conocemos nosotros. Esto permitía a los no-A dar el siguiente paso evolutivo. Pero el último paso evolutivo que nos ha hecho dar la naturaleza es de más de 100.000 años atrás. La naturaleza ha estado esperando que el próximo paso evolutivo de los humanos lo diéramos nosotros mismos, y este paso evolutivo probablemente sea el Metaverso.

Parece claro que la misma dinámica de cambio que tenemos al alcance de la mano creará las herramientas para solucionar el conflicto, solo espero que no sean los intereses de las grandes corporaciones (y no solo las tecnológicas) los que marquen las reglas del nuevo mundo, en el Metaverso se podrán hacer exposiciones de Arte o tiendas de productos y servicios, campus universitarios virtuales en los que se podrán impartir enseñanzas regladas y transacciones de NFT –tokens no fungibles, certificados de propiedad de objetos digitales–.

La posibilidad de implantarte un puerto USB 3.0. en la nuca para reprogramar el cerebro, inyectarte nanorobots por vía intravenosa que activen sensaciones que no sientes directamente en tu cerebro, y unas gafas con un proyector que engañe tu nervio óptico para que veas lo que no ves, cascos y diademas cerebrales, implantes subcutáneos… Todo esto hace sentir escalofríos, pero ahora ya es más real que virtual. Según Elon Musk «No se trata solo de mejorar la vida humana, sino de modificar a fondo el ser humano» con herramientas tecnológicas.

Es lo que se conoce como transhumanismo: el Homo Sapiens tuneado, reseteado y optimizado. Kevin Warwick, ingeniero cibernético y catedrático de la Universidad de Reading dice: “Creo que la frontera entre hombres y máquinas se difuminará y pronto seremos seres humanos ‘mejorados’ tecnológicamente”.

Cuando esto pase siempre nos quedará esperar a poder viajar en el tiempo, y si no nos gusta vivir en el Metaverso podremos volver atrás. ¡Eso sí que lo hará estallar todo!


Autor: Josep Mª Reichardt | Artículos - Linkedin de Josep Mª Reichardt
Josep Mª Reichardt es economista y MBA por E.S.A.D.E., asesor financiero y consultor del sector turístico. Ha sido Director Financiero en GrupCaixa, gestionando de carteras de seis Fondos de Inversión.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies