La herencia de la Duquesa Roja

La herencia de la Duquesa Roja

El siete de marzo de 2008 falleció en su Palacio de Medina Sidonia la Excelentísima Señora Doña Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, duquesa de Medina Sidonia, marquesa de Villafranca del Bierzo, marquesa de los Vélez, condesa de Niebla y varias veces Grande de España, popularmente conocida como “la duquesa roja” por sus ideales democráticos y liberales que la llevaron a plantar cara a Franco y como consecuencia fue a parar a la cárcel y al exilio. La herencia de la Duquesa de Medina Sidonia ha estado en pleitos desde hace quince años.

Como consecuencia de una disputa con sus hijos por la herencia de su bisabuela Julia Herrera y Herrera, la Duquesa llegó a prohibirles la entrada en el palacio e incluso que asistieran a su velatorio. Hizo una serie de maniobras sucesorias para desposeerles de la herencia y las más contundentes fueron hacer donación de todos sus bienes (valorados en unos 60 millones de Euros) a favor de la Fundación de la Casa de Medina Sidonia, y casarse «in articulo mortis» con su secretaria Lilliane Dahlmann.

Naturalmente los herederos Pilar, Leoncio Alonso y Gabriel González de Gregorio, han reaccionado contra estas disposiciones sucesorias que les privaba de su derecho a la legítima y en 2012 presentaron una demanda exigiendo que los bienes donados a la Fundación se incluyeran en el caudal sucesorio, lo que les daría derecho a una legítima de unos seis millones de Euros a cada uno. Téngase en cuenta que sólo el Archivo Privado de la Casa de Medina Sidonia que es el más importante de Europa ya está valorado en más de 28 millones de Euros.

El problema es que la herencia de la Duquesa de Medina Sidonia es indivisa es decir que bienes no se pueden convertir en dinero porque también son patrimonio de la Fundación y, al mismo tiempo, Bienes de Interés Cultural del Estado, por lo que no se pueden vender fácilmente. La mejor solución para los herederos sería que la Junta de Andalucía o el Ministerio de Cultura expropiaran los bienes para hacerse cargo de su gestión y conservación. Así las Administraciones pagarían por ellos a los herederos. Pero puede que ésto no sea lo que más conviene a la usufructuaria, la viuda de la duquesa roja, que no se ha manifestado al respecto.


Autor: Josep Mª Reichardt | Artículos - Linkedin de Josep Mª Reichardt
Josep Mª Reichardt es economista y MBA por E.S.A.D.E., asesor financiero y consultor del sector turístico. Ha sido Director Financiero en GrupCaixa, gestionando de carteras de seis Fondos de Inversión.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies