Cambios de la alimentación canina

Para los que creemos que nuestro perro es uno más de la familia, nos preocupa en gran medida una cuestión fundamental: su alimentación. Un perro bien alimentado, es un perro sano y si un perro está sano, no cabe la menor duda que es un perro feliz. En el artículo de hoy hablaremos de la evolución en la alimentación canina y de empresas como Delmocán, dedicadas exclusivamente a la nutrición de nuestras mascotas. Una buena alimentación en nuestro perro, incidirá de una manera notable en su calidad de vida. También le evitará problemas futuros, tanto en el intestino como en el estómago.

Alimentación canina

Evolución en la alimentación canina

1860-1960

Es evidente que la alimentación de nuestros queridos animales ha pasado por diversos períodos hasta llegar a la actualidad. El primer alimento elaborado exclusivamente para perros es de 1860. Se fabricó en Londres y podía ser considerado una especie de pastel para perros. No era otra cosa que un bizcocho horneado compuesto por carne, verduras y trigo. El producto también se introdujo en Estados Unidos una década después. Podemos afirmar que fue un gran éxito comercial.

A principios del siglo XX, comenzó a desarrollarse la industria de los cereales para humanos en Estados Unidos. Este hecho facilitó en gran manera tener una mayor disponibilidad de ingredientes que se utilizaran como materia prima en la elaboración de la alimentación canina. Ya en estas fechas se buscaba la máxima rentabilidad, dándose cuenta los fabricantes la reducción de costes que suponía el almacenamiento de pienso basado en grano y cereales mezclado con harinas de carne y grasa. En el año 1922 aparece el primer producto enlatado para mascotas y es elaborado a partir de la carne de caballo.

Posteriormente en la década de los 30, se introduce el alimento seco para perros, elaborado con harina de carne. Las empresas aprovechan la oportunidad que les da el mercado emergente de la comida para mascotas, para comercializar productos que tenían que tirarse a la basura. Esto convierte a la comida para mascotas en una gran fuente de ingresos y en beneficio puro. Destacar que en 1939 el veterinario estadounidense Mark L.Morris, pauta una dieta especial para un perro-guía con problemas en sus riñones. Esta dieta consiguió mejorar los problemas de salud de Buddy, que así se llamaba el perro. Es el mismo Morris el que asociado con una conocida marca estadounidense lanza al mercado las llamadas “dietas de prescripción”.

1960-actualidad

A partir los años 60, predominaba el consumo de productos procedentes del desecho de cereales y carnes, no aptos para el consumo humano. En muchos países de Latino américa se empezó a producir alimentos para mascotas, ofertando productos fabricados por peletización (bolas). Aunque fueron en poco tiempo sustituidos por alimentos fabricados por extrusión (forma alargada). En general, lo único que se buscaba era el negocio, sin importar mucho si el producto ofertado era de buena calidad o no.

Las décadas posteriores, se han caracterizado por una evolución constante en cuestiones de calidad, regulación e incluso los ingredientes utilizados en la alimentación para nuestros perros. Muchos alimentos están fabricados, a partir de un mismo modelo, con cierta garantía en la seguridad alimentaria y la nutrición. Delmocán, con más de 15 años en el mundo de la alimentación canina, es sin duda, una empresa pionera en los piensos de calidad y que se adaptan a cada tipo de perro según edad y raza.

Consejos para una buena alimentación canina

No nos conviene olvidar, que paralelamente a dar una buena alimentación a nuestras mascotas en general y a nuestros perros en particular, hay que seguir algunas pautas/consejos básicos.

  • Nuestro perro, siempre debe tener a su disposición agua abundante, fresca y limpia. Esto es imprescindible en las épocas de calor, cambiándola con frecuencia, ya que el agua retenida es un foco de infección. Es conveniente que esté a la temperatura idónea, fresca pero no helada, ya que podría ocasionarle problemas en el estómago.
  • La alimentación debe ser equilibrada y adecuada a la edad y el tamaño de nuestro perro. También es recomendable tener en cuenta el grado de actividad del animal. No es nada recomendable combinar pienso y carne. Lo único que conseguiríamos es pasarnos en las proteínas y no ajustar la proporción adecuada de fibra en la dieta de nuestro querido amigo.
  • Como hemos señalado anteriormente, ajustar la cantidad de fibra resulta clave. Hay muchos y variados tipos de piensos, específicos para estómagos delicados.
  • Debemos repartir el pienso en pequeñas raciones, ya que nuestro can puede tender a comer con ansiedad y exceso. Estos excesos pueden generar problemas digestivos y estomacales. Debemos siempre tener en cuenta las raciones que especifican los recipientes o las recomendaciones de los propios productos.
  • Hay que evitar siempre la obesidad de nuestro perro, ya que el sobrepeso le puede generar problemas circulatorios, problemas en órganos importantes como el hígado y diarreas frecuentes, si ingiere más cantidad de la necesaria.

Ventajas de una alimentación canina sana

Que nuestra mascota tenga una alimentación equilibrada, es fundamental para su bienestar y salud, siendo mucho más importante en el caso de que nuestro animal tenga algún tipo de patología o enfermedad. Un perro con una buena nutrición siempre estará:

  • Alegre y feliz
  • Tendrá mayor actividad diaria: jugar, correr, pasear.
  • El pelaje será más fuerte y más brillante.
  • El peso se ajustará a su tamaño, sin sobrepeso ni excesivamente delgado
  • Las heces serán de color y consistencia normales
alimentación canina

Cómo evitar futuros problemas de intestino y estómago en nuestro perro

Debemos cuidar al máximo la alimentación de nuestras mascotas. Esta cuestión es prioritaria para su salud y bienestar. Además se convierte en esencial, cuando nuestro perro tiene alguna patología o enfermedad. La mejor manera de ayudar a superar una de estas situaciones es cuidar al máximo la alimentación. Los perros tienen un estómago muy sensible. Notan en exceso los cambios de dieta, no siendo muy recomendable los constantes cambios alimenticios. Comer restos de basura, papeles , estos de comidas…etc es perjudicial para la salud de nuestros perros y les puede ocasionar graves problemas gastrointestinales y estomacales.

Problemas digestivos en los perros

Vamos a resumir algunos de los principales problemas de intestino y estómago que pueden tener nuestras mascotas y que alimentación es la más adecuada para superar estos problemas.

  • Vómitos. Aunque no es una enfermedad, sí que es un síntoma claro de problema gástrico. Pueden ser agudos o crónicos y no atienden a una patología en particular. La alimentación debe reducir la irritación como objetivo prioritario. En los casos muy críticos, que normalmente van acompañados de diarreas fuertes y desnutrición, debemos recurrir a dietas de prescripción y farmacología pautada por un veterinario.
  • Gastritis. Como sabemos la gastritis es la irritación del revestimiento del estómago. Es la causa más frecuente que provoca los vómitos en nuestros perros. Puede producirse por ingestión de cuerpos extraños, tóxicos y por fármacos no tolerados. Nuestro perro vomita el alimento y éste puede ir acompañado de bilis o de sangre con resto de saliva. Además del vómito la gastritis puede ir acompañada de diarrea, dolor abdominal e incluso deshidratación. Si nuestro perro presenta estos síntomas, debemos acudir al veterinario para que le realice las pruebas oportunas. Aparte del tratamiento farmacológico, siempre es aconsejable una dieta nutricional adecuada para la reducción de la irritación. Además siempre dar agua a nuestra mascota como nutriente indispensable.

Problemas en el intestino

  • Intestino delgado. Los trastornos en el intestino delgado son uno de los problemas digestivos más frecuentes en los perros. Las causas son muy variadas. Pueden deberse a cambios en la dieta, infecciones, parásitos, virus e incluso tomar fármacos no tolerados por nuestra mascota. Además casi siempre van acompañados de diarreas. La inflamación aguda del intestino se llama gastroenteritis, siendo una de las enfermedades más comunes en los perros. Los síntomas suelen ser, dolor abdominal, deshidratación, Fiebre, heces con sangre e incluso que nuestro perro presente síntomas depresivos. En el tratamiento es indispensable de nuevo la dieta de prescriptiva y el suministro de agua en pequeñas cantidades.
  • Intestino grueso. El problema digestivo más importante que afecta al intestino grueso es la colitis. La colitis es una inflamación del colon y del recto. Los factores que provocan esta enfermedad pueden ser, infecciones, tóxicos, inflamaciones y dietéticos. Las causas dietéticas más comunes son, los cambios en la alimentación, ingestión de alimentos con mucha grasa, restos de basura y restos de comida. La diarrea que acompaña a la colitis suele superarse con ayuno de comida sólida y agua.

Nos gustaría recomendar a Delmocan, para la alimentación de nuestras mascotas. Una empresa con experiencia en el sector y formada por un equipo de veterinarios nutricionistas, que nos ofrecerán soluciones sencillas, sanas y saludables para perros que ya tienen alguna patología o enfermedad o incluso llegar a evitar problemas en el futuro.

Esperamos que el artículo haya siendo de vuestro interés.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (¡Haz el primer voto!)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.